sábado, 17 de noviembre de 2007

Biografia completa de ▒RicardO ArjOna▒



Profundo, auténtico y controversial. Observador incansable de la vida cotidiana. Contador de historias con humor, poesía y honestidad. Su época de estudiante en una Guatemala sumergida en la violencia de la dictadura, su pelea interna entre los ideales de derecha de su madre y el "guevarismo" de su padre y sus años de maestro de escuela.


"Soy un tipo muchísimo más normal de lo que
la gente piensa. Actuó por impulso natural para
conservar del cavernícola lo más preciado:
la espontaneidad". --Ricardo Arjona

"(...) soy el efecto de lo que fui, con todas sus desavenencias, con toda su historia, con los besos que quedaron empotrados sin dar en alguna almohada, con los 'te amo' que no dije, con la desventura de los afectos que no mostré, y con la guitarra de 10 quetzales que compró mi padre en la Placita Quemada". --Ricardo Arjona.


Edgar Ricardo asomó la cabeza para ver la luz de un día domingo. Era el 19 de enero de 1964, en Jocotenango, Antigua Guatemala, una pequeña población cercana a la capital del país. Su madre, doña Noemí fue atendida por doña María, una comadrona insalubre y fumadora, vecina del barrio, que se dio a la tarea de improvisar la manera de provocar el parto a la mayor brevedad y con las menores complicaciones. Edgar Ricardo nació en la misma cama donde habían nacido sus dos hermanas mayores. "Cabe mencionar que yo soy hijo de ese ineficaz método del ritmo y que mis padres estaban ya conformados con la presencia de mis dos hermanas". Los padres de Edgar Ricardo habían decidido, en 1958, ya no tener más hijos.
RICARDO ARJONA: "Yo quería ser bombero o Batman, me acuerdo... cuando me decían qué querés ser de grande, yo quería ser bombero o yo quería ser Batman... y después quería ser El Zorro. (...) el programa de El Zorro (...) me encanta. Tengo una fascinación por el programa éste de El Zorro... me encanta, cada vez que me lo encuentro, me quedo pegado ahí. (...) la verdad es que me divierte mucho, me encanta. Eran como las tres cosas que yo quería ser. Cuando uno tiene la suerte todavía de no saber cuál es el camino a seguir, que después se le va perdiendo a uno, lamentablemente, porque uno va como fabricando su propio destino, se vuelve un poquito más aburrido, más conservador en algunas cosas... Por suerte, la carrera que yo escogí, te hace tener esta vida un poquito más itinerante, esto de andar un poquito por todos lados y ser como menos de algún lugar y ser un poquito de todas partes, y entonces te permite ver otras cosas, y eso te permite, al mismo tiempo, seguir como jugando, seguir siendo un poquito niño... conservar eso".

Entonces Edgar Ricardo cuenta que su papá nació en un planeta que no le correspondía.

Ricardo Arjona: "Para empezar, él se casó con mi mamá... Eso ya lo convierte en un tipo de otro planeta. Mi mamá es exactamente lo contrario de mi padre... es completamente distinta. Mientras mi padre tiene un nivel de relajación importantísimo, mi madre está tensa siempre, desde que me acuerdo de ella. Yo jamás entendí porqué siguen juntos, nunca... ni cuando era niño, ni cuando era adolescente, ni ahora que estoy fuera de casa y regreso... Pero la verdad, creo que se la pasan bien dentro de toda esa paranoia inmensa en que habitan, y que los hace ser tan distintos. Creo que se la pasan bien, por eso siguen juntos después de tanto tiempo... Yo creo que salí una mixtura de los dos. Sí... A veces pienso que cada día me parezco más a mi madre y me hago una rabia terrible! A veces me encuentro en el espejo y me digo: “¡Te estás pareciendo a tu mamá!”, y no lo soporto, me parece una ingratitud del destino para conmigo... tengo unas ganas enormes de parecerme a mi padre. Creo que le rescaté algunas cosas a mi madre que hacen posible que yo hoy, por lo menos, tenga un lugar donde vivir, porque si hubiese sido por mi padre... verdaderamente hubiese sido todo un desastre... Mi padre aún no entiende ciertas cosas, por suerte, que pasan en este planeta, no las entiende... y eso lo hace ser un tipo feliz y convertirse o seguir siendo el mismo que fue. Mi papá, lo que hizo conmigo fue básicamente comprarme un instrumento musical, una guitarra, enseñarme los primeros acordes, este... enseñarme un tango, que fue la segunda canción que me aprendí... Uh!... Dios, no sé si me acuerdo... se llamaba “Consejo de Oro”... “Consejo de Oro”, ¡sí! “...yo era un muchachito cuando murió mi viejo...”.

"(...) el “Consejo de Oro” fue la segunda canción que yo aprendí a tocar en la guitarra y una canción que después se convirtió en una especie de fotografía que iba conmigo siempre, porque yo la cantaba en todos los eventos".

--> Nombre completo: Edgar Ricardo Arjona Morales
--> Estado civil: Separado, en proceso de divorcio; novia (de Venezuela)
--> Signo zodiacal: Capricornio
--> Colores predilectos: Blanco y negro
--> Altura: 1.95 mts.
--> Hermanas: Verónica e Ingrid Arjona Morales
--> Nombre del padre: [Don] Ricardo Arjona Moscoso (nacido en Tecpán, Guatemala, en 1932), profesor de escuela y amante del billar.
--> Nombre de la madre: [Doña] Noemí Morales de Arjona, ex-vendedora de radios a transistores por abonos en algunos pueblos de Guatemala y amante del jardín.
--> Nombre de la (ex-)esposa: Leslie Torres Arjona (nacida en Puerto Rico y de ciudadanía estadounidense)
--> Nombres de los hijos: Ricardo y Adria
--> Nombre de la sobrina que tabaja con él: Ingrid Alejandra Marroquín Arjona
--> Nombre de la novia actual: Deisy Emilia Arvelo Guerrero

Edgar Ricardo cuenta que su primera guitarra se la regaló su padre y que comenzó a tocarla como a los 7 años.

Las biografías que leemos por ahí nos dicen que desde pequeño se inclinó por la música, pero NO es así, más bien lo obligaban a que cantara cuatro o cinco veces en fiestas familiares, en las que su padre y las tías "pedían siempre la misma canción" y a "recorrer cientos de concursos estudiantiles". La canción que le ponían a cantar en todas las reuniones familiares y que llegó a odiar con todo su corazón era la de Alberto Cortez: "Mi árbol y yo".

RICARDO ARJONA: (cantando...) “...mi madre y yo lo plantamos en el límite del patio...”, bueno, la canté tantas veces... Yo la cantaba llorando, porque yo estaba jugando al fútbol con mis primos afuera, en las fiestas de familia, y en lo mejor del partido mi papá: “¡Ricardo!”... y yo decía: “¡No puede ser!, ¡no puede ser!”...

Ya mi papá, cuando se había tomado unos wiskies: “¡Ricardo!”, decía... “dame un segundito...”, entonces me daba tanta rabia... “cántate ‘Mi árbol y yo’”, y yo llegaba y la cantaba llorando. Yo tenía 9 años, tenía que suspender el partido, odiaba la canción y se lo conté a Alberto hace algún tiempo, de lo que había pasado. Pero básicamente, por esa canción es que yo canto. Porque yo... fue la primer canción que toqué en la guitarra, la primera canción que me acompañé con guitarra. Pero bueno, le di una trillada a la canción ésa, de una manera impresionante".

La canción va así: "Mi madre y yo lo plantamos / En el límite del patio / Donde termina la casa / Fue mi padre quien lo trajo / Yo tenía cinco años / Y él apenas una rama / Al llegar la primavera / Abonamos bien la tierra / Y lo cubrimos de agua / Con trocitos de madera / Hicimos una barrera / Para que no se dañara / Mi árbol brotó, mi infancia pasó / Y hoy bajo su sombra que tanto creció / Tenemos recuerdos mi árbol y yo / Con el correr de los años / Con los pantalones largos / Me llegó la adolescencia / Fue la sombra de mi árbol / Una siesta de verano / Cuando perdí la inocencia / Luego fue tiempo de estudios / Con regresos a menudo / Pero con plena conciencia / Que iniciaba un largo viaje / Sólo de ida el pasaje / Y así me gano la ausencia / Mi árbol quedó, y el tiempo pasó / Y hoy bajo su sombra que tanto creció / Tenemos recuerdos mi árbol y yo / Muchos años han pasado / Y por fin he regresado / A mi terruño querido / Y en el límite del patio / Ahí me estaba esperando / Como se espera a un amigo / Parecía sonreírme / Como queriendo decirme / Mira, estoy lleno de nidos / Ese árbol que plantamos / Hace veintitantos años / Siendo yo apenas un niño / Aquél que brotó, y el tiempo pasó / Mitad de mi vida con él se quedó / Hoy bajo su sombra que tanto creció / Tenemos recuerdos mi árbol y yo".
Alberto Cortéz (1940-), cantautor argentino, es ahora un buen amigo de Edgar Ricardo y éste le ha dicho lo mucho que odiaba su canción. Alberto cuenta, hoy en día, que en un coche escuchó cierto día una canción que se llamaba "Jesús Verbo No Sustntivo". Le preguntó al chofér que quién cantaba, que quién era el compositor, y éste le respondió que era un tal Ricardo Arjona, un hombre nacido en Guatemala. Procuró su disco y se lo llevó a España. En aquel momento comenzó una relación intíma y silenciosa con Ricardo Arjona.

Cuando Edgar Ricardo había cantado aquella canción tres veces, se iba a jugar al futbol, en la calle, pero su padre salía y le pedía que entrara porque tenía que volver a cantarla; el chamaco dejaba la pelota por un lado y entraba llorando a cantar la canción preferida de su padre y de sus tías.

Ricardo Arjona cantaba también en festivales escolares, en los cuales obtuvo tres veces el primer lugar por sus interpretaciones.

Talvez uno de los hechos más importantes, que marcará la carrera de Ricardo Arjona, es que su padre escribió un par de canciones con las que el niño de diez años participó en esos concursos estudiantiles de la canción. A pesar de que también casi lo llevaban a la fuerza a estos eventos. Ahí decía que las canciones eran de él, pero eran plagiadas: eran de su padre. Fue entonces cuando empezó a considerar la música como una vocación. Edgar cuenta que comenzó a escribir canciones más por necesidad de reconciliarse consigo mismo que por vocación o deseo nato. Eso no quiere decir que ahora componga o cante de mala gana. No. Al contrario; se lo pasa muy bien en esta carrera.

Su padre dejó de escribir canciones, aunque hay personas, según Edgar Ricardo, que creen que su padre sigue escribiéndole las canciones. Edgar Ricardo alaba a su padre al decir que si hubiera seguido escribiendo, lo haría mejor que él. Su padre se dedicó durante su juventud a dar serenatas a la mujer que se dejaba. La tía de Edgar Ricardo se dejaba, pero le negó lo que la muchacha Noemí le dio.
Edgar Ricardo también se caracterizó, en su niñez, por su espíritu rebelde e introvertido, léase bien: IN-TRO-VER-TI-DO. No es cierta la forma como lo pintan en la mayoría de las biografías que uno encuentra por internet, donde aseguran que "era un niño extrovertido". Ricardo Arjona llama a su vida introvertida: "cabrona timidez".

En las biografías de él que se esconden en un rincón de Internet, leemos también que "desde muy chico le interesaba la música y por esta razón, se dedicó a participar en cuanto festival se le presentaba..." Nada más lejos de la verdad. Edgar Ricardo niega que haya tenido vocación de músico, es más, confiesa que su padre es el verdadero músico. "Yo cantaba y escribía canciones, pero no me quería dedicar a eso. Yo creo que si mi mamá no hubiera estado tan en contra no hubiera aplicado mi rebeldía para llevarle la contraria a ella y no hubiera sido tan terco", comentó Ricardo Arjona en cierta ocasión.

Edgar Ricardo se dedicó a tocar la guitarra para vencer la tímidez que lo agobiaba. Él, durante sus años mozos, NUNCA fue un tipo atrevido con las mujeres, es decir no fue a darles serenata como su padre.

El intérprete de éxitos como "Mujeres" y "Jesús verbo no sustantivo", actualmente residenciado en México y de visitas continuas a Miami, recuerda que en su juventud era un muchacho irresponsable que prefería hacer algún deporte en lugar de estudiar o trabajar, pero que al final del día siempre terminaba en casa tocando su guitarra y componiendo canciones.

Creció bajo una educación católica y continuó cantando con algunos compañeros en los festivales, en donde se dieron a conocer como cantantes de protesta.

A los doce años se presentó en el Festival Infantil Juventud 74, en Guatemala, donde cantó "Gracias al mundo", tema de su padre que hizo pasar como propio con el cual ganó.

Ganó 4 festivales más con canciones de su padre.

En aquellos festivales estudiantiles en los que participó, ganó primero el primer lugar dos veces. Luego Edgar Ricardo decidió que no iba a participar el año siguiente; decidió que no iba a participar en ningún evento estudiantil de concurso de la canción hasta que él mismo pudiera escribir sus propias canciones. Edgar comenzó a escribir para blanquear su conciencia. Ahí va de nuevo Ricardo Arjona a participar. Imáginemos a ese niño de 12 años de baja estatura y complexión flaca, flaquísima. Volvió a presentarse y ganó el mismo festival al año siguiente con la canción "Esa es mi barca".
Su padre no volvió a escribir.

Edgar Ricardo celebró sus 15 años de edad en la plaza de la capital costarricense, Plaza de la Cultura.

A los 16 ó 17 años escribió su tema musical "¿Por qué es tan cruel el amor?", tema musical en el que aborda la temática del amor de forma frontal; Ricardo Arjona lo deja reposar.

A LOS COROS (1985)
Ana Elizabeth Corzo Azurdia, llamada y conocida con el nombre artístico de "Elizabeth de Guatemala", es de Antigua, Guatemala. Se dice que es una de la más talentosas en Centroamérica. En su álbum "La de la Piel Encendida", la canción "Rumores" tiene un particular cantante en los coros y es la voz de un joven de 21 años, desconocido. Por lo general pasa el tiempo acompañado de una guitarra que le regaló su padre hace 15 años. Su nombre es Edgar Ricardo.

Elizabeth y Ricardo Arjona fueron artistas de DIDECA (sello discográfico de Guatemala) para el que él grabó sus primeros discos de vinilo. El joven Edgar Ricardo estuvo invitado a los coros únicamente para aquella canción.

Datos del disco:
Álbum: "La de La Piel Encendida"
Tema: "Rumores"
Letra: Joán Sebastián (México)
Sello: DIDECA.
Año: 1985

Esta novedad la confirmó a BLOGARJONA la misma cantante, Elizabeth de Guatemala, asimismo su manager y Gerente de varias estaciones de Radio de Guatemala, Eduardo Bocaletti.

6 comentarios:

sandra dijo...

Por eso digo que hay muchas cosas similares en nuestras vidas la dictadura en su pais y la mi en pais donde fue muy dificil la vida de estudaiante para mi por la querra civil que se desato en esa epoca la muerte de mis compañeros la impotencia de no haber logrado nada por que ahora estamos mas jodidos. La dictadura larga de somoza la huida en total un sin fin de cosas bueno no me quiero salir del texto...Pero por eso me identifico tanto con sus primeras canciones para mi fue muy especail que alguien haya tenido las hagayas de cantar en protesta todo lo que nosotros ya sabemos de sus canciones y a quien le importe o acepte el contenido para mi fue una influencia tremenda en mi vida.

Agradesco que existas y que podamos leer tu vida para darnos cuenta de que eres una persona normal que no naciste en cuna de oro y que tus padre fueron como otros padres luchadores con mucha controversia pero es que en relidad tienen
que existir personas como TU..

BLOGARJONA.net dijo...

Yohak, un simple gracias, aunque no se ponga el link, no vendria mal, puesto que es trabajo de varios meses escribir una biografia así; mucha investigación y se hace para que los seguidores de Ricardo Arjona puedan leerla y apreciarla, agradeciendo. El copiar y pegar no te lleva más de 5 minutos.

La biografia completa, detallada, no copiada y pegada, de Ricardo Arjona solamente en BLOGARJONA, la Web no Oficial de Ricardo Arjona

Anónimo dijo...

no sabes nadda de arjona pelotuda

Anónimo dijo...

jajajajjaja, malisimo. Aprendé a redactar y escribir. Cuántas cosas d las q pusiste el mismo arjona ha dcho q no son asi. Te paso los videos si queres. PELOTUDA

cecilia daniela gonzalez dijo...

Sos de Venezuela

cecilia daniela gonzalez dijo...

Sos de Venezuela